viernes, mayo 08, 2009

Despedida


Los ojos que en la ausencia no dejan de soñarse
estos labios secos que atesoran tu sabor
las manos muertas que se pierden en tu forma
y el olor mismo del aire que no huele más que a ti.
.
La partida silenciosa.
La sal cristalizada.
El rumor sordo de un eco,
que no es más que nuestras sombras
que se funden en un beso.
.

2 comentarios:

Dracir dijo...

Lo leo y releo y cada vez es mejor.
Para mi solo es posible escribir así cuando se sufre por algo que entre lineas alguien debería de entender.
De la soledad, de la ausencia, del abandono,... de que habría que cambiar de aires y abrir la ventana a otros vientos.
Un abrazo y buen fin de semana ;-)

V. Joaquín Rosales Chim dijo...

Tan profundo es un abrazo de bienvenida como el suspiro ó el cúmulo de suspiros de un adios. Pero no hay ondura más grande que la del corazón cuando se queda errante ó simplemente pierde rítmo.

Qué manera tan hermosa de decir lo que muchos vivimos y seguramente habremos de vivir.