viernes, julio 23, 2010

Temporal

A través de mi ventana contemplo la delgada capa de neblina
que hace parecer blanco al monte de pirámides.
.
La lluvia cae incesantemente
y en el cactus-casa dos petirrojos comparten su alimento,
observo una hoja marchita que cuelga del cable de la luz
como un funambulista de aire incierto.
.
Veo caer las gotas barridas por el viento,
y escucho los múltiples sonidos que producen al chocar en distintas superficies;
las nubes desfilan frente a mí en un infinito blanco,
que matizan borlas grises.
.
Yo no pertenezco a este paisaje,
solo atestiguo su presencia.
Estas nubes que parecen tan efímeras
aparecerán con otras formas cuando alguien más se siente en esta silla.
.
Sin embargo yo,
me habré marchado.
.

2 comentarios:

Dracir dijo...

Quizás yo también he visto esas mismas nubes, desde el otro lado del charco, y con otra luz.
Queda que lo cuentes y me sorprendas.
Un beso y hasta...

MC dijo...

Lluvia. Melancolía, nostalgia, alegría.. tantos sentimientos en gotas de agua.

Saludos muchos :)