sábado, febrero 14, 2009

Fénix

Desde la tierra húmeda y fértil del silencio interno
siento resurgir los brotes de unas raíces nuevas,
que se desenredan poco a poco de mí misma
como los hilos brillantes de una cabellera.
.
En medio de la oscuridad profunda y negra
se filtra por mis huesos un ténue rayo de luz blanquecina
que, como si fuera la guía de una enredadera,
me impulsa a seguirla y convertirme en ella.
.
Ante la voluntad inerte de mi alma
me desprende poco a poco de la tierra
y adquiero la forma de un fantasma errante,
sin cuerpo, sin materia y sin palabras;
que como un prófugo desorientado,
se escapara de Comala.
.
Envuelta por completo en un amor indescriptible,
y en la pureza transparente de un pasado incomprendido,
reconozco en esa luz la cauda de un cometa viejo amigo,
que tras besar tímidamente la mejilla deambulante de la luna
atravesó más de doscientos universos,
con tal de estar solo un instante conmigo.
.

2 comentarios:

Danny Heksolson dijo...

Es un placer leerte; más placer es verte pero no hemos coincidido... ¿como estás? Espero ya me hayas enviado la info para editar lo que me habéis dicho... TQM Itziar!! Felíz 14 de Febrero. Meditemos.

Anónimo dijo...

Estimada Itziar:

Los dos textos que he leido y particularmente "Fénix" me ha resultado un ejemplo más de la materialización de la belleza, de la palabra, y la palabra oida en silencio se torna como una bella música, todo salido de tu pluma, de tu mente y tu corazón. Nunca dejas de sorprenderme con lo que escribes. Felicidades! Escribe ya tu sabes quien, jajajajaja